Qué es la ciencia ciudadana

CIENCIA CIUDADANA

La ciencia ciudadana o participativa se revela como una herramienta idónea para monitorear a gran escala el medio agrario y concienciar a sus actores. Gracias a ella podemos recopilar datos a gran escala que nos permitirán elaborar estrategias contra los diversos problemas medioambientales. En este proceso que desarrolla el Observatorio de la Biodiversidad (OBA) se involucra a los agricultores como observadores esenciales. Pero el papel de otros agentes del sector agrario es igualmente necesario e importante.

La ciencia ciudadana es una metodología reconocida con una gran capacidad para desarrollar estudios y, al mismo tiempo, es una importante herramienta educativa. Nos permite recopilar datos a gran escala para elaborar estrategias contra amenazas actuales como la pérdida de biodiversidad o la adaptación al cambio climático. En el OBA, la ciencia ciudadana está basada en metodologías sencillas y adaptadas para usuarios no especializados, creadas con diseños robustos y calibradas en contextos reales.

El apoyo económico, institucional y académico que han recibido las iniciativas basadas en ciencia participativa demuestra la validez de este marco de trabajo. Los estudios que se obtienen gracias a la ciencia ciudadana son de alto interés para la conservación, evaluación de impacto ambiental, evaluación del medio agrario, desarrollo de políticas agrarias y territoriales, entre otras.

En varios países hemos podido ver el éxito de proyectos de este tipo, como las distintas iniciativas del Open Air Labs en Reino Unido; los esfuerzos del CREAF en la red Urban Butterfly Monitoring Scheme en España; en Francia Spipoll, Sauvages de ma Rue o el mismo Observatoire de la Biodiversité Agraire.

LA CIENCIA CIUDADANA EN SEIS PASOS